L

L

Lapidario: Tratado sobre piedras preciosas, comunes en la antigüedad y sobre todo en el medievo. Aunque existen tratados puramente mineralógicos, la mayoría de éstos añaden a las piedras características medicinales, esotéricas y mágicas.

Licnomancia: Adivinación mediante lámparas. Existen dos métodos, mediante comunicación con la divinidad, o mediante las visiones que se obtengan de la contemplación de la llama. 

Lilth: Demonio femenino mesopotámico, reconvertido por los hebreos en la primera y rebelde esposa de Adán, que rechazó acostarse con él estando ella debajo, por considerarlo una sumisión innecesaria al haber sido creados a la par. Huyó del Paraíso y vivió con los demonios. A menudo es presentada como esposa o pareja de Satán o Samael. Conserva de la mitología mesopotámica su carácter de demonesa nocturna, que ataca a adultos para desposarlos y a los niños para devorarlos. En el mundo judeocristiano, es una representación de la rebeldía femenina y la libertad sexual, con los sentidos positivos y negativos que ello conlleva según las distintas visiones sociales. (v. artículo: El origen de Lilith)

Lilim: nombre genérico de los hijos de Lilith. v. Lilith

Lilû y Lilîtum: Demonios nocturnos mesopotámicos, que buscan humanos a los que desposar, debiendo ser exorcizados. v. Lilith. 

Lunula: Amuleto romano protector, a pesar de su forma de luna no protege necesariamente sólo de ella. Los jóvenes y sobre todo las jóvenes romanas lo entregaban a los dioses al cumplir la mayoría de edad.