Las runas de las brujas, según P. Crowther

12.12.2018

Las runas de las brujas o runas modernas es el nombre que reciben unas runas supuestamente desarrolladas por un Coven y presentadas por Patricia Crowther en su libro La tapa del caldero (1981). Es muy probable que ese Coven fuese al que la propia autora pertenecía, tras haberse iniciado en la Wicca de la mano del propio Gerald Gardner. Se trata de ocho runas, posteriormente ampliadas a trece, que en sus inicios representaban los ocho sabbats anuales comúnmente celebrados por los wiccanos, cuatro de ellos correspondientes a los equinoccios - Yule o Navidad, entorno al 21 de diciembre; Ostara o Eostra, el 21 de marzo, Plenoverano o Litha, entorno al 21 de junio y Mabon, el 21 de septiembre, - y otros cuatro de fechas fijas por la tradición - Imbolc o la Candelaria, el 2 de febrero;; Beltane o Belotenia, el 30 de abril;, Luganastada o Lunghnasah, el 1 de agosto; y Samhain o Samoin, el 31 de octubre. Muchos han querido identificar os símbolos utilizados con la adivinación romaní, de la cual la autora conocía gran parte.

Aunque bajo el nombre de Runas de las Brujas también se recogen los cánticos wiccanos, en este artículo nos centraremos solamente en las runas físicas como mántica. Se trata de un sistema de adivinación muy cercano, y a primera vista simple. Se agitan las runas con la mano dominante y se echan sobre un tapete o tela de paño no muy grande, que delimite el espacio. Si el consultante es una persona diferente al intérprete de las runas, debe arrojarlas el consultante pero dejar que lea el mensaje la persona que ejerce de adivina. Las que caigan fuera de esta tela no son válidas, así como tampoco aquellas que caigan boca abajo. Si al tirarlas no hay ninguna que caiga boca arriba o dentro de la tela, no debe realizarse una segunda lectura: se sobreentiende que la persona en cuestión no se encuentra preparada para la lectura o la adivinación, y debe dejarse pasar un tiempo antes de tratar de consultarlas de nuevo.

Sus significados son visibles e identificables por el arquetipo, de modo que la dificultad radica en relacionarlas en el conjunto de la tirada. Según Crowther, la runa más alejada del consultante es la runa guía, la que lidera la respuesta y define la condición del resto a la hora de ser interpretadas, mientras que entre los practicantes, en su mayoría wiccanos o brujas solitarias, parece que se prefiere identificar la más cercana como la runa principal: en cualquier caso, ha de ser una runa con una posición destacada respecto de las demás, a las que resta importancia proporcionalmente a su distanciamiento. Las runas que se encuentren emparejadas o muy cercanas entre sí alterarán sus significados mutuamente.

Los símbolos y significados de estas runas, en su mayoría, pretenden ser dualistas, esto es, representan una de las dos partes de una relación de contrarios. Esto puede verse con un sencillo vistazo a los mencionados símbolos, donde encontramos el sol y la luna, la runa de la cosecha y la runa negra, los anillos enlazados y las lanzas cruzadas; solamente las runas de los pájaros y las olas no manifiestan una dualidad tan grande. En las runas posteriores encontramos a la mujer y al hombre, pero el resto no manifiestan ya esa contraposición buscada, ya que son el ojo, el romance y la estrella.

La runa del sol es una runa positiva, que anuncia éxito rotundo si cae cerca del consultante y se convierte en la runa guía. Es una runa masculina, de modo que en la tirada puede indicar también la presencia de un hombre. La runa de la luna no es necesariamente negativa, pero sí indica cambios en el siguiente ciclo lunar, esto es, 28 días, -a veces, no siempre, representadas en la misma runa mediante cuatro estrellitas, puntos o asteriscos que indican las cuatro fases del astro nocturno. Estos cambios no tienen por qué ser necesariamente negativos si el resto de runas no lo indican así, pero siempre serán drásticos e importantes. Anuncia asimismo visitas. Es un símbolo femenino que manifiesta una presencia femenina en la respuesta o la consulta.

La runa de las alianzas o anillos suele indicar un compromiso amoroso, un contrato, una amistad, un vínculo... Esta unión puede ser nueva o un reafirmamiento. Es una respuesta positiva en las consultas acerca de amistad o amor, sin embargo, también puede señalar dependencia emocional. Las lanzas cruzadas, por su parte, simbolizan disputas, choques, enfrentamientos. El resto de runas indicarán los motivos y/o su resolución: la runa de las lanzas junto a runas positivas simboliza en fin de esa lucha. Solamente en los casos en los que el consultante participa activamente en algún tipo de enfrentamiento -si es militar, abogado o deportista, etc. - podrá identificarse positivamente si cae como runa guía.

Las olas, representadas por ondas o un trazo curvo, suelen tener relación con los ambientes familiares o las amistades, ya que evocan un todo complejo aunque unísono. Se toma por anuncio de viajes o trayectos con estas personas, siendo el resto de las runas que salgan en la tirada las que indiquen especialmente quién, cuándo y cómo será. Por ejemplo, siguiendo la interpretación de Crowther, junto a un sol indicarán un trayecto largo, y junto a la luna, un viaje con o por la familia.

Los pájaros, a menudo tres, son considerados mensajeros, y por eso la aparición de esta runa anuncia una noticia importante para el consultante, salvo que esté muy unida a runas como el sol y la luna, que indicarían a la persona destinataria o remitente. En el caso de que sea runa guía, anuncian un cambio importante en la vida personal. Estas noticias suelen ser inesperadas, pero para ver si son positivas o negativas es necesario contrastar sus significados con las demás que hayan aparecido en la tirada.

La cosecha, representada por una espiga de trigo o una cizaña o guadaña, anuncia abundancia material, de modo que suele ser una respuesta positiva, incluso si el objetivo no es moralmente correcto. Se considera una runa de la suerte en otros usos. Todas las runas que se encuentren cerca se ven potenciadas por ésta, refiriéndose al éxito en cualquiera de las vicisitudes. Una vez más, Crowther da sus ejemplos: junto al sol, éxito en el trabajo o estudios; junto a la luna, éxito en la distancia o el extranjero; junto a las alianzas, en la relación.

La llamada runa negra es aquella representada por un trazo con dos cortes perpendiculares, como una H un poco alargada. Esta runa, a pesar de tratarse de una de las principales en Crowther, parece ser sustituida a menudo por otros símbolos, aunque tiene significados relativamente semejantes. Es una runa negativa que acecha a las que tiene alrededor y por ello es la única runa que incluso siendo la única que haya caído en el tapete con el símbolo visible, permite la consulta de las runas externas o del revés, o una segunda tirada. Habla de dolores, obstáculos, malos momentos, pero si cae como runa principal, es decir, cerca del consultante, y tiene runas positivas cerca, suele indicar que algo positivo se puede sacar de esa situación. De otro modo es la runa negra la que modifica negativamente los mensajes de las demás. Una vez más, si la runa de la luna se encuentra cerca, el cambio habría de producirse en los siguientes veintiocho días.

Las runas presentadas son las ocho principales, vinculadas a los sabbats. Esta vinculación ofrece una garantía de utilización en los momentos oportunos para la adivinación con ellas. Además, sus símbolos pueden ser representados en cualquier objeto, ritual o no, en estas fechas para potenciar sus energías, ya que se relacionan con el tiempo sagrado. La simplicidad de los símbolos da mucha libertad.

Posteriormente se añadieron cinco runas más. El origen de esta adición es desconocido, puede pensarse que en la práctica de la brujería hay mucha libertad de modificación. si bien su popularidad puede deberse a la venta en tiendas dedicadas al esoterismo.

La runa del hombre y de la mujer no son equiparables a las del sol y la luna. En este caso, se asocian sus significados a las virtudes y defectos considerados típicamente masculinos y femeninos, como arquetipo, por lo que se no se debería, de primeras, buscar la ofensa. La runa del hombre, además de indicar una presencia masculina en la cuestión consultada, simboliza la energía, y el uso de la fuerza, para bien o para mal. Con todo, se tiene por una runa de respuesta positiva.. La runa femenina, por su parte, señala también la presencia de una mujer en la respuesta, y se asocia con la tranquilidad, la paciencia y la resistencia, con los acontecimientos fluyendo, de manera que también tiene un significado positivo. Ambas runas tienden a representarse con trazos sencillos que hagan referencia a los órganos sexuales, pero como adiciones, tienen libertad de representación.

La runa de la estrella es muy semejante a la del sol, quizás podría decirse que un preludio de ésta, ya que no anuncia éxito rotundo, sino una buena predisposición para ello, un aviso de que es el momento de actuar y obtener buenos resultados.

La runa del ojo es la única runa que se dirige directamente al consultante y no a la situación. Quizás por eso su adición parecía necesaria. El ojo hace referencia a la visión interior del consultante, a su visión de las cosas y a sus conocimientos internos.

La runa del romance es un indicativo del amor erótico y/o sexual. Para algunos indica un predominio de las bajas pasiones, mientras que para otros es sencillamente un añadido a una situación común y humana. Esta runa resulta chocante respecto de las dos alianzas, con un mensaje mucho más puro, pero que ha sido bien acogida acaso por la necesidad de distinción entre ambos sentimientos. Su símbolo es confuso ya que puede adquirir forma de corazón, de lazo, o cualquier otro símbolo arcano.

Como puede verse el ritual en conjunto es sencillo, pero las runas deben encontrarse ritualizadas, ya sea mediante un baño de luna o aspersiones, inciensos, etc. y por ello no pueden prestarse salvo para los casos en que uno va a ejercer de intérprete. Siguiendo las instrucciones de la autora, es recomendable guardarlas en un saquito o paño en el cual haya inscrito un símbolo mágico o escrito el nombre del propietario para mantener su energía a salvo. A pesar de su inexactitud temporal, la autora insiste en el hecho de que la litomancia o adivinación por las piedras es un sistema ancestral y que por tanto las runas por ella presentadas tienen el mismo poder que cualquier otras, convirtiéndose en un oráculo sencillo, de respuestas rápidas, pero con un trasfondo arquetípico respaldado por un uso antiquísimo.

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com

Bibliografía:
Crowther, P. Lid off the cauldron. Frederick Muller Limited. London, 1981
Howard, M. Modern Wicca. A History from Gerald Gardner to the Present. Llewellyn Publications. Minessota, 2009
Wilborn, B.K. Witches' craft: a multidenominal Wicca Bible. Skyhorse Publishing, NY. 2005

Artículos relacionados: