Botánica: A

27.05.2020

· Abedul: Se considera un árbol sagrado por su corteza plateada, que otorga sabiduría, así como en el uso de talismanes de carácter amoroso. Se ha denominado al abedul como "el pozo del pueblo". Esto es debido a la que su sabia contiene una gran cantidad de agua y ha sido ampliamente utilizada como medicamento natural. Simbólicamente es un árbol de luz, pues su madera es una de las más aptas para la creación de antorchas. Por ser una planta tan benéfica, a los abedules más jóvenes se les suele proteger en el norte de Europa atándoles una cinta roja, pues se cree que así se aleja de ellos el mal de ojo.

· Abeto: Por su capacidad de ahuyentar los rayos, sus ramas talladas fueron usadas por los primeros magos como protección, a la par que muchos lo aprovechaban como pararrayos. En Alemania suele haber ramas de abeto presentes en las bodas. En Hannover se usaban ramas de abeto con las que se golpeaba a las mujeres para propiciar el embarazo. Simbólicamente es un árbol íntimamente ligado al ciclo solar, especialmente a las festividades de los solsticios: Navidad (uso generalizado) y San Juan (en torno al macizo de Harz, Alemania). En Europa central está bastante ligado a la ganadería vacuna, siendo usadas ramas de abeto para propiciar la fertilidad y la protección del ganado. En el simbolismo chino, el abeto representa la paciencia y a los hombres santos.

· Abrótano: Es una especie de artemisa, era empleada como planta erótica (poniéndola bajo el colchón), como remedio contra la epilepsia y para alejar a las serpientes.

· Acacia: Árbol muy resistente a todo tipo de climas, especialmente los desérticos, y extendida por todos los continentes. Por ello está relacionada con la vida, la inmortalidad y la regeneración. La tradición hebrea afirma que el tabernáculo estaba construido con madera de acacia debido a que se consideraba indestructible. En India la acacia es utilizada para hacer fuego. Suele ser denominada con el nombre samî, tapanatanayâ (productora del fuego) o agnigarbhâ (el fuego es su hijo). Al propio fuego o agni, se le denomina a veces samîgarbha, hijo de la samî. Para crear el fuego se hacía fricción con un bastón de asvattha, que representaba el lingam, el tronco de la samî, que representaba el yoni, los dos principios creadores. En las bodas indias los novios portan ramas de samî como símbolo de generación. Para bendecir los lugares en los que se va a producir una ceremonia o para bendecir una casa antes de habitarla, se pasa una rama de samî mojada en el agua sagrada.

· Acanto: Planta de origen Mediterráneo de flor purpúrea que es usada como planta ornamental en jardines de todo el mundo. Adornan los capiteles de orden corintio. Dícese que Calímaco tuvo la idea de crearlo mientas admiraba una de estas plantas junto a la tumba de una muchacha. Por sus espinas, en la Edad Media se convirtió en un símbolo de la conciencia del pecado y del dolor que produce, recordando que el Dios advierte al hombre en el Génesis que la tierra sólo le daría espinas y zarzas.

· Acebo: Planta consagrada a Saturno, hecho por el cual se usaba como decoración durante las saturnales como símbolo de salud y felicidad. Sus cuyas hojas son espinosas, lo cual hace que las personas rehúyan el contacto con ella. Por analogía, ramas de acebo se colgaban en los establos y en las casas con la intención de alejar los malos espíritus y los sortilegios durante el solsticio de invierno. Se le otorga el mismo poder mágico que el enebro. En el simbolismo cristiano representa, junto con el roble y el álamo, el árbol de la cruz: sus hojas son la corona de espinas, sus frutos son la sangre de Cristo.

· Aceite: Además de como ungüento, se utiliza en la adivinación para saber si una persona tiene mal de ojo, y para transmitir este mal a un objeto o devolvérselo al culpable mediante su aplicación. Se tiene la creencia de que el aceite, al igual que el agua y el alcohol puede absorber las propiedades mágicas de los minerales y plantas, si bien es cierto que puede adquirir los componentes de las plantas mediante procesos de maceración. Al ser usado para alimentar las lámparas, es un símbolo de iluminación espiritual. El aceite es especialmente importante en los ritos en los que se realiza una unción, mediante la cual se trasfiere al ungido capacidades especiales, pudiendo ser símbolo de majestad y/o de santidad dependiendo del contexto ritual.

· Aceite esencial: El aceite, por su capacidad de absorción de los aromas y los componentes de las plantas, suele ser utilizado para crear pociones, ungüentos e inciensos, y para realizar rituales de hechicería. Existen tres principales formas de extraer el aceite esencial: por disolución en aceite o maceración, por presión de la planta o sus semillas, o por destilación (por el cual se obtiene tanto hidrolato como aceite esencial). De las dos primeras formas se obtiene el aceite esencial en bruto, mientras que con la tercera se consigue el aceite esencial puro, cuya cantidad es mucho menor.

· Achicoria: Planta que protege de los malos actos de las brujas y el diablo, su raíz se utilizaba en talismanes para los viajeros, pues le concedían el poder de romper todas las ataduras. Llevarla encima podía propiciar hechos milagrosos o atraer a las personas amadas. Se creía que masticar esta planta otorgaba el poder de la invisibilidad. Sus semillas se vendían como medio para fijar el amor e incluso como panacea. La fotonastia de sus flores le otorgaron un simbolismo solar, aunque no sea de color amarillo, sino azul o blanco. Es por ello por lo que recibió nombres como "hierba del sol" o "luz del camino". La endivia es una especie domesticada de achicoria. Se trata de una planta con un sabor muy amargo y con muchas propiedades medicinales, es por ello por lo que su consumo debe ser moderada.

· Aciano: Planta que en la antigüedad fue denominada centaurea, pues se tenía la creencia de que fue el sabio centauro Quirón el primero en hacer uso de ella. Ha sido un enemigo de los segadores al crecer entre los cultivos de cereales, especialmente entre el centeno y el trigo. Su flor es muy similar a la de la achicoria y a veces ha llevado a confusión. Se le otorga el poder de alejar la tristeza y en prácticas mágicas logadas con la abundancia y la fertilidad.

· Acónito: Planta extremadamente tóxica. En sánscrito es conocida como ativishâ, el "veneno supremo", pues el aconitum ferox, especie que crece en la región, es el más letal de su género. Suele ser usada en pociones en muy pequeñas dosis y tras un proceso de cocción, logrando así que algunas de sus toxinas se rompan. Aun así, muchos rechazan su utilización. Los griegos imaginaban el jardín de Hécate poblado de acónitos. También lo situaban en la Cólquide, reino de procedencia de Medea. Según su mito etiológico, nació de la saliva de Cerbero, que escupió en tierra al ver la luz del sol cuando estaba siendo arrastrado por Hércules.

· Adormidera: Mayormente conocida como opio. Hypnos, la representación antropomórfica de "el sueño" entre los griegos, era representado con una corona de adormidera sobre la cabeza o con la propia planta en la mano. Esta planta es, asimismo, un atributo de Thánatos, hermano gemelo de Hypnos, y Nyx, la madre de ambos. Deméter usó adormidera para paliar el dolor que le produjo el rapto de Perséfone. La relación entre las dos diosas y la adormidera se pone de manifiesto si tenemos en cuenta que se trata de una planta que aflora especialmente entre los trigales. A parte de sus efectos analgésicos y somníferos (pues posee codeína y morfina), se utilizaba como método de adivinación erótica.

· Agricultor: Persona en contacto con los poderes de la tierra, que dinamiza el proceso cíclico de la vida: generación, muerte y resurrección. Como segador representa la muerte, y como sembrador y curador de las plantas representa la benevolencia divina. Se encuentra imbricado en el cosmos a través del tiempo sagrado expresado en el calendario.

· Agricultura: Acción humana representada por la imagen de Deméter-Perséfone / Ceres-Proserpina. Es la generación de la vida mediante la intervención de los cuatro elementos tradicionales.

· Ajenjo: Planta venenosa en grandes cantidades, utilizada en filtros de amor y estimulantes, así como en infusiones digestivas. Está asociada al mundo psíquico y de los espíritus. Antiguamente se frotaban las manos o articulaciones con zumo de ajenjo para evitar tanto enfriamientos como acaloramientos. Existió también una creencia que afirmaba que si se lavaban las manos de un recién nacido con este zumo antes de que transcurriese su duodécima semana de vida no pasaría ni frío ni calor a lo largo de toda su vida. Su amargor simboliza la nostalgia producida por la ausencia o la pérdida.

· Ajo: Del latín allium. En sánscrito era conocido como bhûtagna, matador de monstruos.Bulbo originario de Asia central, al ser un cultivo resistente a los climas adversos, no ser atacado por los insectos y por su sabor y olor fuertes es considerado un protector contra los espíritus malignos - desde el medievo, en especial los no-muertos o vampiros - y de otros animales como las serpientes, por lo que se frotaba en las puertas y ventanas, o en piedras cercanas si uno se encontraba a la intemperie. Según Plinio, las mordeduras venenosas pueden ser curadas frotando ajo sobre ellas. Se cree que su ingesta protege a las personas de los maleficios y de la mala suerte. Comprar ajo justo antes de la noche de San Juan también está considerado como propiciador de la buena suerte. En los pueblos se conserva la costumbre de colgar una ristra de ajos impar tras la puerta para evitar enfermedades y mala suerte. Durante el parto, las sicilianas colocan una cabeza de ajo bajo la cama, mientras que una de las parteras hace tres señales de la cruz con ajo para alejar el pólipo. En Cuba enhebran trece dientes de ajo en un cordel y lo llevan colgado al cuello durante trece días para evitar la ictericia; a la medianoche del decimotercer día se acude a un cruce de calles y se arroja el collar hacia atrás sobre la cabeza, si se regresa a casa sin haber mirado atrás se piensan completamente libres de ictericia. Se cree que las verrugas desaparecen si se frotan con ajo en viernes o con cuarto creciente. La farmacopea le ha dado gran uso a lo largo de la historia. Era utilizado en métodos adivinatorios y tenida por planta sagrada entre algunos pueblos de la Antigüedad por su poder vivificador. Se cree que, al frotar un ajo contra un imán, las propiedades y virtudes de la piedra disminuyen.

· Álamo: Desde la antigüedad se encuentra ligado con el ámbito funerario junto con el ciprés. Crece en ambientes húmedos, especialmente junto a los ríos, por lo que se le terminó por relacionar con el río Aqueronte. Dícese que cuando Heracles regresó del Inframundo lo hizo con una corona de álamo sobre la cabeza, de ahí que el álamo sea un árbol también ligado con el culto a Heracles. Según Ovidio, las Helíades, hermanas de Faetón, fueron trasformadas en álamos negros tras la muerte de su hermano. El álamo negro está ligado simbólicamente con Perséfone. Al igual que el olivo, sus hojas poseen un lado oscuro y un lado claro. En ello se ha visto un símbolo de la noche y el día, así como de poder profético. Una explicación mítica de este hecho dice que, cuando Heracles volvió del Inframundo, la parte de las hojas que estaban pegadas a su piel quedaron claras y las partes que miraban al exterior quedaron calcinadas. En el sur de España nació la creencia de que el álamo fue el primero de los árboles que fueron creados por Dios por analogía fonética con Adán. En Emilia-Romagna cada vez que nacía una niña se plantaba, al menos, un álamo que se cuidaba hasta que se fuese a casar. Cuando llega el matrimonio se talaban y el precio de venta de su madera es la dote de la novia. Un procedimiento similar curre en algunas regiones al norte de Europa con el abedul. La gran carga simbólica del álamo hace de su madera una de las preferidas para la manufactura de objetos mágicos.

· Albahaca: Hierba benéfica de origen asiático, de múltiples beneficios médicos en infusión o tónico. Se considera una planta mágica con virtudes para la suerte y la fortuna, así como para calmar el estado de ánimo, pero que por su fuerte aroma también podía inducir a estados de trance y enfermedades desconocidas. Suele ser puesta en relación con el sexo femenino. En Italia posee una significación erótica, en Creta está ligada al culto funerario y al luto. Algunos opinan que ver una albahaca en sueños es un signo de mal agüero. En Malabar (India), una especie de oriunda de albahaca a la que denominan Tulsi, Tulasî o collo es una planta muy venerada pues la consideran como una manifestación divina ligada con una divinidad u otra dependiendo del lugar (Lakṣhmî-Sita o Ganeśa-Ganavedi). Cada casa tiene una pequeña pagoda en el jardín en la que tienen dicha planta. Varias veces al día le recitan plegarias y la riegan (a modo de libación), y en otras ocasiones incluso cantan y danzan en su presencia. También está presente en torno a los templos y los ríos. Esta especie de albahaca ha sido denominada en Occidente como albahaca sagrada.

· Albaricoque: Fruto que otorga poderes proféticos a su consumidor.

· Albaricoquero: Árbol andrógino, pues se fertiliza a sí mismo.

· Alcanfor: Sustancia sólida y blanca que simboliza la pureza divina. Posee propiedades analgésicas, antisépticas y sedantes, siendo usado desde antiguo en pomadas y como sustancia dentífrica.

· Alcanforero: Árbol originario de Asia Oriental con propiedades narcóticas y sedantes de la cual se extrae el alcanfor. 

·Alcohol: Representa una conjunción de contrarios, el agua y el fuego.

· Alerce: En Siberia representa el árbol del mundo, que une la tierra con el sol y la luna, que son dos pájaros sobre sus ramas, el sol es un pájaro de oro, la luna de plata. Sus raíces profundizan en la parte subterránea del cosmos, lo cual le otorga un carácter funerario y de inmortalidad, similar al ciprés en Europa.

· Alga: Planta a la que se le atribuyen capacidades protectoras en su utilización en ritos sintoístas. Protegen a los marineros y a las parturientas. Al ser originaria del mar, es un símbolo de vida -de la que el mar es reserva, una importante fuente de nutrientes en la cocina japonesa- y del alimento primigenio.

· Algarrobo: Árbol de Siria y Asia Menor, venerado por cristianos y musulmanes. Los cristianos lo ponen bajo la protección de san Jorge. Los sicilianos consideran al algarrobo silvestre un árbol infame al ver en él el árbol en el que Judas el traidor se colgó.

· Algarroba: Legumbre procedente del algarrobo, usado como remedio natural para afecciones gástricas. Posee una gran cantidad de azúcares. Los alemanes la denominan Johannisbrod (pan de san Juan), pues dícese que Juan el bautista sólo se alimentaba de este fruto cuando salía al desierto.

· Asfódelo: Flor que emana un dulce aroma que simboliza la pérdida de la consciencia y, por ende, el sueño y la muerte. En la tradición griega y romana, el asfódelo estaba íntimamente relacionado con los cementerios donde eran puestos como ofrenda a los difuntos, creyendo, además, que en algunas regiones de la geografía del Inframundo, como las Islas de los Bienaventurados, existían campos poblados por estas flores. Simbolizan, pues, el ámbito mortuorio y la esperanza en una feliz vida tras la muerte. A veces podemos encontrar representadas coronas de asfódelos como atributo del Dioniso eleusino.

Miguel Morata - mimorata.mmm@gmail.com

Artículos relacionados: