es

Bujeok: talismanes coreanos de papel

05.01.2022

Los talismanes coreanos son variados y originales, pero sin duda, debido al auge de visualización occidental de las producciones audiovisuales coreanas, uno de los más llamativos es el bujeok. El bujeok (부적, literalmente, "talismán") consiste básicamente en una tira de papel amarillo -un papel tradicional coreano llamado hanji- sobre la que se escribe con tinta roja. El amarillo en la cultura coreana es un color que ahuyenta a los espíritus malignos, y el rojo simboliza la sangre, el fuego, la vida, la suerte... aunque, por otra parte, también existe el tabú de no escribir nombre propios con este color, ya que así se escribían los nombres de los fallecidos. El bujeok se inserta dentro de los yeongbu (靈符), talismanes espirituales. 

El uso del Bujeok parece encontrarse en el segundo milenio antes de nuestra era, a juzgar por su mención en los textos medievales coreanos, Samguk Yusa (Memorabilia de los Tres reinos de Corea), y se inserta dentro del chamanismo tradicional. Si bien en China y Japón el chamanismo fue influido fuertemente por el taoísmo y el budismo, Corea supo conservar sus tradiciones locales y aislar convenientemente algunos de sus ritos más antiguos. Sin embargo, pese a lo que se intente decir, el bujeok no es una práctica autóctona, y de hecho evolucionó mucho con el tiempo. En la época Goreyo (918-1392) estaban registrados 10 tipos de bujeok, pero en la época Joseon (1392-1897) ya existían 76 tipos diferentes, con todas sus consecuentes posibilidades. Aunque en los textos el bujeok parece una preparación exclusiva de los chamanes y sacerdotes budistas para la alta nobleza, los restos arqueológicos, y la memoria colectiva, han demostrado que su uso estaba extendido a todos los estratos sociales. Parece que el origen del talismán Bujeok se encuentra en prácticas chamánicas de ciertos sectores taoístas chinos. Consistía, básicamente, en la inscripción de caracteres esotéricos en el interior de un recuadro, que podía estar dibujado o grabado en las paredes, las puertas, el vallado o la ropa, o en piedras convenientemente dispuestas a las entradas de ciertos terrenos. Con estas inscripciones se pretendía proteger las casas, los bienes y las personas de la influencia de malos espíritus, o encerrar a estos para que no pudieran caminar más allá de las marcas. Estas marcas y símbolos esotéricos incluso hoy en día se continúan escribiendo en el llamado chino clásico o literario. El formato en papel parecía el más apropiado a la corte, sin embargo, el calco o copia de los símbolos en otros materiales parece que se consideró de igual eficacia.

Los bujeok han acabado sirviendo para prácticamente todo. Más que como talismanes (activos), se entienden como amuletos (pasivos), y son muchos los que deciden llevar un pequeño bujeok en el bolsillo, la cartera, el monedero, o en la funda de su teléfono móvil. Asimismo son comunes en las celebraciones estacionales o fechas importantes, como se verá más abajo, como Año nuevo o un examen de fin de carrera. Sirven tanto para peticiones abstractas como concretas, tanto para fines comunes como fines personales. Se sitúan en tumbas y en joyeros, para el servicio militar y para el primer día de clase: en otras palabras, son un ejemplo de magia práctica para su uso en cualquier circunstancia. Por lo general, existen símbolos clave, que se repiten por su tradición y significado, y otros que el chamán que escribe el bujeok puede incluir por haberlos visualizado en un trance, es decir, escritura inspirada, o por tratarse de un sello mágico desarrollado en exclusiva para una situación o persona concreta. Estos sellos a menudo incluyen circunferencias, o formas geométricas que sólo el chamán que los ha realizado es capaz de interpretar. Empero, existen también formas "estandarizadas" de líneas, patrones, que tienen un significado y poder mágicos reconocidos de manera general por los chamanes y practicantes esotéricos orientales: el caso de los anillos, siendo el más común yeon-hwan (연우 환), que representan ciclos infinitos, o también, el cierre y final de una etapa u objetivo.

Por otra parte, junto con la escritura china tradicional pueden encontrarse caligramas, es decir, que se utilicen las grafías e ideogramas para recrear una escena en relación con la petición: un ejemplo de esto puede ser una petición para encontrar pareja o para llegar a un feliz matrimonio, donde los ideogramas escogidos tienden a ser simétricos, o a representarse en parejas, de dos en dos, o en un conjunto equilibrado y ordenado. Otro ejemplo pueden ser los destinados a protección, donde se aprovecha la particularidad de la grafía oriental para representar arcos, puentes y hogares en los que se insertan los deseos solicitados, o lazos, si lo que se busca es afianzar una relación o alcanzar un objetivo. Algunos estudiosos han creído identificar grafía sánscrita entre las imágenes de los bujeok, y no sería raro, dada la influencia budista, aunque no ha resultado ser lo más habitual.

Los símbolos puros más comunes son el halcón de tres cabezas y una pata, que previene de los tres mayores males, entendidos como hambre, guerra y peste, o los desastres naturales producidos por la lluvia, el fuego y el viento. Estos talismanes contra los tres males reciben el nombre de samjaebu. También es frecuente la representación del tigre, un símbolo de poder y fuerza, que aleja las energías negativas. EL dragón es recurrente por su sabiduría, longevidad y poder en todos los aspectos de la vida. La tortuga en todo Oriente es un símbolo positivo, de longevidad, de protección. Las aves, sobre todo los gorriones o las aves migratorias, representan la libertad, los cambios, pero también la compañía y la amistad. El murciélago, la urraca, los cuervos y el cerdo, al contrario que en Occidente, representan la abundancia y la buena fortuna. Algunos de estos animales tienen ese significado a causa del folclore, pero otros tienen un trasfondo curioso, como que el ideograma de "murciélago" se pronuncie igual que el de "buena suerte".

Antiguamente era común, junto con la preparación de estos amuletos (grabados en la madera o piedra o escritos sobre papel), que se tomaran ciertos alimentos considerados también mágicos, como la miel o las judías rojas, para una mayor efectividad. Incluso si se trataba de una enfermedad, hay registros que confirman cómo algunos individuos llegaron a comer o beber las cenizas de este tipo de talismanes, considerando que así su magia penetraría en sus cuerpos.

Los bujeok pueden ser nombrados por su festividad o por sus funciones. Entre los de festividades, destacan el Dano-bujeok, o Talismán del día de Dano, esto es, de la celebración del quinto día del quinto mes lunar, un día donde se cree que la energía Yang está en su máximo exponente, y que por lo tanto, es más fácil de captar y aprovechar. O el Dongjibujeok, el talismán del solsticio de invierno, en el que destacaba la inversión del ideograma chino de la serpiente, para alejar a los malos espíritus y las energías yin. Por sus funciones, podemos enumerar algunos bujeok usuales: para pedir protección divina tenemos los seonsinsuhobu ; aquellos destinados a ahuyentar a los espíritus, reciben el nombre genérico de byeoksabujeok, aunque dentro de éstos existen muchas categorías (dependiendo de si se busca alejar un fantasma familiar, un demonio, un espíritu del hogar, etc.); los jilbyeongbu servían para evitar y alejar enfermedades; para atraer la buena fortuna, tendríamos los gilsangbujeok, que también contienen variantes según el deseo o búsqueda de suerte concreto (dinero, amor, trabajo, viajes...)

Pero, a pesar de su popularidad, y de encontrarse dentro de lo que denominaríamos una creencia doméstica, el papel de los chamanes o hechiceros (mudang o sunim , 스님,比丘), o también por parte de monjes budistas, no termina con la simple inscripción o escritura. Para situaciones concretas, como purificaciones del hogar o exorcismos de ciertos lugares, así como cuando se trata de una petición individualizada, los chamanes realizan una serie de recitaciones y rituales, entre ellos, la realización de seolgyeong, tiras de papel escritas que no deben confundirse con los bujeok: en los seolgyeong, se inscriben nombres de deidades o palabras sagradas, ya que normalmente están destinados a la eliminación de espíritus y la purificación, y requieren de su auxilio. En los bujeok no es obligatorio, y el poder radica más en las palabras y símbolos que en las entidades espirituales en sí mismas. En cualquier caso, cuando se da esta solicitud a los dioses, el ritual se acompaña también de ofrendas a los dioses, que incluyen pasteles de arroz, licores, reverencias e inciensos.

Con todo, hoy en día pueden encontrarse a la venta bujeok en templos budistas y tiendas esotéricas, así como en distintos portales de internet, donde se pueden adquirir talismanes genéricos, personalizados, e incluso comprar el hanji y su correspondiente tinta para realizarlos personalmente, si uno se siente capaz de ello. Aún más sencillo, también se considera que el poder de un bujeok puede encontrarse incluso en una fotografía o archivo digital que puedas llevar en la galería del teléfono móvil. Los chamanes saben que la suerte puede moverse por todos los caminos. Se ha convertido, también, en un regalo para amigos, familiares, e incluso como obsequio festivo en las empresas. Los bujeok que no están destinados a colgarse, sino a guardarse o portarlos con uno mismo, se doblan un número simbólico de veces y se entregan en unos sobres dorados o rojos, que conservan el papel y la tinta, y, según los esoteristas, concentra sus energías.

Esta facilidad de adquisición (no siempre tan sencilla, pues algunos precios son desorbitados) ha provocado en la actualidad, ya por moda, ya por tradición, un aluvión de solicitudes y usos de estos talismanes (aunque, como hemos visto, la gente los utiliza más como amuletos), entre todos las clases y edades, que ha llevado tanto a los esoteristas y sacerdotes, como a los psicólogos, a lanzar algunos mensajes a la población, para evitar gastos innecesarios y esperanzas rotas: el bujeok es una gran ayuda, tanto para el creyente como para el que lo considera un apoyo psicológico, pero tanto en la psicología como en la magia, la verdadera energía para el cambio se encuentra dentro de cada uno.

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com

Bibliografía:
- Beirne, P. Su-un and His World of Symbols: The Founder of Korea's First Indigenous Religion. Routledge, 2016
- Encyclopedia of Korean Folk Beliefs: Encyclopedia of Korean Folklore and Traditional Culture Vol. II. The National Folk Museum of Korea (South Korea)
-Encyclopedia of Korean Seasonal Customs: Encyclopedia of Korean Folklore and Traditional Culture Vol. 1. The National Folk Museum of Korea (South Korea)

Artículos relacionados: