El Tarot egipcio de R. Falconnier (I)

28.02.2019

Como se vio en el artículo introductorio a los Tarots egipcios, el R. Falconnier es el que puede denominarse casi sin lugar a dudas el modelo a seguir, al menos estéticamente, de la mayoría de ellos. Creado en 1896, sigue las ideas del ocultista Paul Christian, quien también tenía un tarot propio (1863), de aire descaradamente medieval, del cual tomó solamente los mensajes esotéricos que le resultaron más interesantes y concordantes con la mentalidad "egipcia" -o más bien, con la que se creía, en aquella época de descubrimientos, que era la mentalidad egipcia, cargada por doquier de misticismo, magia y simbolismos ocultos. Posiblemente por ello incluye una letra del llamado Alfabeto de los Magos con las cuales enumera el mazo entero, a los que asigna de este modo una letra y un número, además de vincular una fuerza astral influyente a cada carta. Las ilustraciones son obra de Maurice Otto Wegener.

Introdujo, sin embargo, varios cambios, renombrando algunos de los arcanos, como podrá leerse a continuación, y modificando su relativa posición numérica en la baraja. Este Tarot no fue presentado coloreado, aunque algunas de sus versiones, así como aquellos mazos que utilizan sus mismas imágenes, lo presenten lleno de colores y a menudo de dorado. Los simbolismos del mismo eran presentados en las distintas versiones escritas de los mismos, y como se podrá comprobar ahora, no se trata de una interpretación a posteriori, sino que realmente las ilustraciones estaban pensadas para transmitir todos esos mensajes.

Realmente el valor de este mazo lo conducen los Arcanos Mayores, 22,auqnue en algunas versiones sólo se incluyan 21. De hecho, el tarot de Falconnier como tal se compone sólo de los arcanos mayores y estos son los que analizaremos a continuación. Para Falconnier, el "lenguaje universal" solamente se muestra a través de los arcanos mayores, también llamados láminas herméticas. Los arcanos menores son sólo puntualizaciones o detalles, cosa que se ha conservado en los sucesivos tarots egipcios que han ido apareciendo en el mercado desde entonces.

El arcano I (letra A), el Mago, está representado como un hombre coronado con un cetro en su mano derecha que termina en círculo, símbolo de perfección e intelecto, y un pequeño altar o mesa, calcando el modelo medieval y renacentista del mago con sus objetos en la mesa. Esta mesa, con forma de cubo, simboliza la estabilidad y el equilibrio que han de acompañar al estudioso. En la mayoría de reproducciones se conserva, como tallado en el cubo, un ibis, animal de Thoth, dios de la sabiduría. Los objetos son una lámpara o copa que representan las pasiones humanas, una moneda que habla de la recompensa del saber, y un arma que indica la necesidad de luchar. Aparece en la esquina superior derecha una estrella fugaz o un cometa, como símbolo del conocimiento, que además viene del cielo/divinidad, o al menos complace a ésta. El cinturón del mago es una serpiente que se muerde la cola, un ouroboros, símbolo de la eternidad. La mano libre del mago apunta a la tierra, indicando que tiene poder sobre ésta. Su influencia astral está marcada por la estrella, un cometa, como símbolo de la divinidad, o del "enviado" del Dios -recordándonos mucho a la historia de la estrella de Belén.

El arcano II (letra B), el Santuario, cambia su posición con la Sacerdotisa, que ocupa este puesto tradicionalmente. La figura principal se encuentra en una edificación de dos columnas, una negra y otra blanca, que simbolizan el bien y el mal, lo sagrado y lo profano, en definitiva, la dualidad del mundo y la existencia de "otro" mundo. Se ve una luna a su izquierda, su influencia astral, y la propia figura está coronada con una media luna cuyos cuernos apuntan hacia arriba. La luna aquí simboliza el conocimiento, pero que como ésta, tiene fases y puede permanecer oculto a la vista común. La figura simboliza la Sabiduría, sentada, pues es inmutable, y lleva un velo cubriéndole medio rostro, una idea plasmada de manera muy visual. Entre las manos lleva un papiro en el que se supone que están sus enseñanzas, pero que también se oculta entre los vestidos.

El arcano III (letra C) es la Naturaleza, sustituyendo a la Emperatriz. Está representada por una mujer coronada de doce estrellas como los doce meses del año, y sentada sobre un cubo -de nuevo, estabilidad- cubierto de ojos, entendidos como visiones herméticas, o del propio Hermes, en relación con el asesinato de Argos, el guardián de cientos de ojos de la diosa Hera. Lleva un cetro con una bola en lo alto, símbolo del mundo, y un águila o buitre posado en la mano izquierda. El ave simboliza la comunicación con la divinidad y a la vez el alma humana deseando unirse a ella. Su influencia astral es Venus, por su identificación con la diosa generatriz.

El arcano IV (letra D) es el Vencedor, y sustituye al Emperador. El número 4 está relacionado aquí con la fuerza, al igual que su influencia astral jupiterina, pero no representa a un guerrero, salvo por el casco, que recuerda a las coronas del Bajo Egipto; la lucha aquí es para alcanzar el conocimiento superior, obtenido a través de cuatro fases: la afirmación, la negación, la discusión del asunto y la solución al mismo. Un hombre sentado, de nuevo con un cetro en la mano derecha, el mismo cetro que el Mago, ya que también posee la ciencia sagrada, y la mano izquierda hacia el suelo como gesto de dominación. Sentado una vez más sobre un cubo, en el que hay representado un gato, simbolizando este conocimiento oculto. Tiene las piernas cruzadas en triángulo, para mostrar las dimensiones del infinito: largo, ancho y profundidad, por las que se mueve el espíritu humano, representado también por una paloma apoyada en él o en su vestuario, que es el espíritu inocente dispuesto a aprender.

El arcano V (letra E) es el Sacerdote o Hierofante, sacerdote de Isis más específicamente, por lo que la luna es su astro. El número V se identifica con los dedos de la mano, y por tanto con la capacidad de actuar y de elección. Por ello se encuentra entre dos columnas que representan la ley y la libertad, así como el templo de la diosa. A sus pies hay dos hombres arrodillados que simbolizan el bien y el mal. Su mano derecha hace un gesto de indicación o de silencio, de enseñanza, mientras que la mano izquierda se apoya en una suerte de cruz ansada algo retocada, con tres sobresalientes, lo que se interpreta como los tres caminos del conocimiento: la divinidad, el intelecto, y la psicología. Tiene a la izquierda de su cabeza el símbolo de Marte, y a su derecha su signo zodiacal, Aries.

El VI arcano, la Prueba, sustituye al Enamorado, realizando prácticamente un calco;(letras U y V, que al fin y al cabo en la antigüedad romana no tenían distinción) representa el equilibrio de fuerzas, y la dualidad necesaria para crear movimiento, y por tanto, que el mundo "gire" equilibradamente. No en vano, el seis es dos veces tres, número divino. En la imagen se muestra a un hombre, que se entiende como un neófito en la ciencia del saber, entre dos mujeres, una rubia vestida de claro y otra morena con el pecho descubierto y vestida de oscuro, como alegorías de la Virtud y el Vicio, entre los que se encuentra todo ser humano. Desde lo lato aparece un espíritu arquero apuntando al Vicio. Algunos creen que es un espíritu benevolente, que ataca el vicio para que el neófito escoja bien. Otros, entre los que al perecer se incluía el propio Falconnier, que la señala, casi como si fuese un Cupido, indicando que el ser humano tiende a escoger el vicio y las facilidades.

El VII arcano (letra Z) es llamado el Triunfo, aunque su imagen es un calco del Carro. El siete es un número clave en el mudo sagrado y mágico. El carro es cúbico, de nuevo en relación con la estabilidad y la perfección, con cuatro columnas que se identifican con los cuatro elementos, una tela estrellada en la parte superior y una decoración circular, el infinito, en la parte inferior. La figura lleva en la mano derecha una espada, como símbolo de la lucha, y en la izquierda un cetro de tres formas: un cuadrado, por la materia, un círculo, por la eternidad, y un triángulo por la divinidad. Dos esfinges reposan o tiran del carro. Una de ellas es blanca y otra negra, representando la importancia de las elecciones. Por la dualidad, su signo zodiacal el Géminis, y su influencia el sol.

El arcano VIII (letra H) es la Justicia, no alterada, representada como una mujer con los ojos vendados y una espada en la mano derecha y una balanza en la mano izquierda: esto no presenta novedad respecto del imaginario colectivo cultural occidental. Su relación con el número ocho se hace por el equilibrio y simetría del mismo. Las características que definen la carta son los personajes colindantes. Un león señala a la fuerza sometida a la justicia. Un genio alado y una pequeña esfinge simbolizan la presencia divina y el beneplácito de la impartición justa de castigos o perdón. Según algunos una tortuga, según otros un ave, la figura alada sobre la mujer simboliza la idea de arrepentimiento y perdón. La Justicia está sentada, porque es inamovible, y sobre tres niveles distintos (escalones), que indican que se encuentra por encima de los tres mundos -sobre los que hay disputa: ¿físico, psíquico, espiritual? ¿Material, intelectual, divino? ¿La materia, lo humano y lo divino? Venus es su influencia astral y su signo zodiacal asociado es Cáncer.

El arcano IX (letras T y H) es el Sacerdote, que sustituye al Ermitaño. El sacerdote lleva un manto con el que cubre la lámpara que lleva en su mano izquierda: es la idea del conocimiento que guía, pero también de la humildad y la discreción. En la otra mano lleva un bastón que indica su edad avanzada, ya que llegar a la Verdad implica muchos años de experiencia. Su signo zodiacal es Leo, ya que a pesar de su edad, tiene una fuerza mayor que es la del intelecto, así como del plano divino -el número nueve es tres veces tres. Su planeta es Júpiter, ya que, aunque es el Faraón la máxima autoridad, los consejos del anciano sacerdote tienen un poder y un liderazgo semejante.

El arcano X (letras I, J e Y) es la Rueda de la Fortuna, no alterada, también llamada la Esfinge, ya que en lo alto de la carta aparece una. En la rueda, girando sobre su eje, aparece subido a la izquierda el monstruo Tifón (Typhon) -utilizado también en la que sería la carta del Diablo-como representación del mal, con la cabeza apuntando hacia abajo, y a la derecha un dios identificado como Ptah o Kne-Ptah, como imagen del bien, con la cabeza apuntando a lo alto. Al pie de la rueda hay dos serpientes colocadas simétricamente, indicando la igualdad de los contrincantes, y por ello el infinito girar de la rueda. Sobre la misma, en una suerte de pedestal, se encuentra una esfinge armada mirando hacia la derecha, hacia oriente. Representa las voluntades humanas: el conocimiento, el atrevimiento, la acción y el silencio; y la superioridad de la voluntad divina. Su número, el diez, comprende a todos los demás, numéricamente hablando, y es también el ser (1) y el no-ser (0). Su influencia es de Mercurio, y su signo zodiacal es Virgo, indicando la astucia y la templanza.

El XI arcano (letra CK) es la Fuerza, con su imagen sin alterar, donde una mujer sostiene la boca abierta de un león sin mostrar necesidad de esfuerzo alguno. El esfuerzo viene de la experiencia, el aprendizaje y la educación, así como el león se deja abrir la boca, sin ceder a su instinto, amaestrado. El miedo o el error siempre pueden ser solventados por estos. Derecho y deber van de la mano. Su número es el 20, como muestra de la totalidad y su aplicación, y toda su influencia astral es de Marte. 

Continúa en: El Tarot egipcio de R.Falconnier (II)

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com

Bibliografía:

-Falconnier, R. Les XII lames hermétiques du Tarot divinatoire. Arts independents, París. 1896
-Falconnier, R. El tarot egipcio: arcanos mayores. Ediciones obelisco. Barcelona, 1985
- Huson, P. Mystical origins of the Tarot: from Ancient Roots to Modern Usage. Inner traditions bear company. EEUU. (2004)

-Mosquera, J.M. Llonch Segarra, S. Ludus Triumphorum. La Historia del Tarot. Asociación Española de Tarot Profesional. Lulu. (2017)

Artículos relacionados: