Péndulo: adivinación y radiestesia.

16.08.2021

La radiestesia es un fenómeno extendidos desde la antigüedad y que aún es utilizado a día de hoy, en muchas zonas rurales, donde se carece de otros medios para la localización de aguas subterráneas, y en la medicina alternativa. Esta pseudo-ciencia busca identificar campos y estímulos electromagnéticos naturales. A menudo ha sido puesta en práctica, como se ha dicho, para la búsqueda de corrientes de agua y pozos ocultos, tarea que frecuentemente desarrollaron (y aún hoy día) los zahoríes, también llamados rabdomantes (gr. rabdo-, vara). Estos zahoríes se ayudaban de una vara de madera o una horquilla metálica para detectar las mencionadas radiaciones, y ayudar así en la localización de agua, aunque después se extendió a minerales y metales.

Pese a que múltiples estudios científicos se han centrado en esta práctica, ninguno es concluyente en su eficacia, ya que el zahorí puede tener conocimientos auxiliares, como puede ser el terreno geográfico. Sin embargo, la radiestesia se ha extendió a otros muchos campos, considerando que es la propia persona la que tiene una capacidad especial / paranormal para detectar lo solicitado, y que existen objetos concretos que pueden ayudar en esta tarea. Antiguamente, sin embargo, el uso de estos sistemas era tenido por un acto de brujería, en especial en sectores donde la religión tenía un gran peso, sin ir más lejos, el propio Lutero la condenaba. Pero finalmente, la radiestesia sí que se hizo un hueco en el mundo de la medicina alternativa y el esoterismo, convirtiendo esas corrientes magnéticas también en energías, instintos, movimientos o actividades extrañas, y donde el objeto de uso más popular es el péndulo.

  • Movimientos y adivinación.

El péndulo cuenta con ciertas particularidades que lo hacen único y solicitado para este tipo de trabajos, en especial en la adivinación. Para comenzar, su estética y su facilidad de uso. El péndulo únicamente necesita una figura u objeto, preferiblemente geométrico, atado a uno de los extremos de una cuerda o cadena. Esta versatilidad ha dado lugar a innumerables y bellos modelos que se adecúan a cada portador, transformándolo además en una pieza común en la bisutería esotérica. En cuanto a su uso, existen diversas formas de interpretarlo, pero su funcionamiento base es dejarlo caer, sin que llegue a tocar la superficie, y observar su movimiento.

Aquí comienzan las disparidades: existen, por así decirlo, cinco posibles movimientos, que se consideran influenciados por cuestiones y fuerzas magnéticas o espirituales: El movimiento pendular paralelo al consultante (es decir, de izquierda a derecha y viceversa), el perpendicular al consultante (hacia delante y hacia atrás), el circular en el sentido de las agujas del reloj y el circular en el sentido opuesto a las agujas del reloj, y el movimiento en ocho o de infinito.

Existiría un sexto movimiento, que sería el que tiene lugar cuando se consulta algo concreto sobre una localización, como puede ser un nombre de un listado, o una localización en un mapa, donde el péndulo señala repetida e insistentemente un punto, o al caer o detenerse sobre uno en concreto. aunque hay quienes consideran que este tipo de movimiento sería el "diagonal". Para este tipo de cuestiones existen los llamados mapas o planchas de péndulo, cada una con distintos diseños y objetivos, empero, los practicantes pueden diseñar los suyos propios. Se han vuelto muy populares por la concreción de las respuestas.

Si bien el significado de estas planchas y las respuestas del péndulo pudieran parecer más evidentes, lo cierto es que para los movimientos básicos mencionados anteriormente hay más disputa, ya que se considera que el péndulo se mueve también guiado por su amo y por los sentimientos y emociones de los participantes de la sesión: de ahí la popularidad de las planchas para evitar ambigüedades. No obstante, aún hay muchos practicantes de la versión "antigua" y sin plancha, que asignan a cada movimiento un significado concreto, y para ello se considera que el péndulo debe ser purificado antes de su primer uso (agua, sal, luz de luna, etc.) y después "enseñarle" los distintos tipos de respuestas.

Para ello, el péndulo se dejaría caer sobre dibujos de los distintos movimientos, esperando que el péndulo se sincronice y los imite, y especificándole en voz alta qué tipo de respuesta sería esa: esto es un sí, esto es un no..., o bien diciendo, por ejemplo, en el caso de que queramos que dicho movimiento sea un sí, una cosa que sea verdadera. Asimismo se le podrán enseñar otras respuestas como: pregunta mal formulada, repetir la pregunta, interferencias.... Cada movimiento puede, por lo tanto, tener un sentido totalmente distinto según el radiestesista; no obstante, existen muchas escuelas de radiestesia donde se están intentando establecer una serie de parámetros para que el péndulo sea valorado a nivel mántico y esotérico al mismo nivel que el tarot o las runas, por ejemplo, que tienen unos significados básicos bien definidos para las interpretaciones. A la inversa, otros radiestesistas consideran que la principal característica del péndulo es la posibilidad de personalizar sus movimientos y crear de esta manera un vínculo con el objeto, por lo que incitan a aprender el uso del péndulo individualmente y dejarse llevar por los instintos y las impresiones de cada uno.

Pero antes de la aparición de las planchas, y en situaciones donde el uso de estas no es posible, la práctica se centra sobre todo en las cuestiones de sí y no. Cuando no hay plancha sobre la que señalar, o el péndulo no ha aprendido movimientos previos para las respuestas (ya sea por falta de tiempo o dificultades), para algunos practicantes, el movimiento perpendicular, esto es, el que señala al consultante, es la respuesta positiva, sí, y el movimiento pendular de derecha a izquierda o viceversa sería el no, en una clara alusión al movimiento de la cabeza en ambos casos.

Sin embargo, aunque son minoría, hay quienes lo interpretan del revés, y esto se debe principalmente a dos cuestiones: la primera es cultural, pues en algunos países, como pueden ser Grecia o Hungría, la afirmación y la negación se hacen a la inversa de lo habitual. La segunda es puramente interpretativa, pues se considera que cuando el péndulo va y viene hacia la persona, de alguna forma lo "ataca", y por tanto, la respuesta a lo preguntado es negativa, y que cuando se mueve paralelo a los hombros del consultante, lo que hace es "espejar la realidad", es decir, indicar que es correcto. Pero como se ha dicho, las planchas han ganado popularidad, y la segunda versión interpretativa es muy reducida, salvo para los usos del péndulo hebreo, el cual tiene un segundo uso, aparte del adivinatorio, de faceta médica, como podrá verse más adelante.

Como fuere, hay un aspecto más a tener en cuenta, y es la velocidad o forma de caer del péndulo. La velocidad a menudo es entendida como la intensidad de la respuesta, cuanto más veloz, más insistente es la respuesta, o más cercano/lejano el evento por el que se haya preguntado. En lo que respecta a la forma de caer, nos referimos, por así decirlo, en la "elegancia" con al que caiga el péndulo. Si el péndulo cae de golpe, con fuerza, con la cadena mal distendida, se puede considerar que la respuesta no será muy acertada, dado que se vería influenciada por este movimiento previo; para otros, una caída mala implica que la pregunta ha sido mal formulada, que el péndulo se está viendo afectado por emociones e influencias muy potentes, o que no es el momento idóneo para la consulta. Por el contrario, si cae con fluidez y delicadeza, se considera que el péndulo está sincronizado con el momento y con quien le da uso.

  • Láminas para péndulo y radiestesia en general

Posiblemente el origen de estas láminas se encuentre en dos lugares: el primero, en los armadeles y planos astrológicos, y a posteriori en la famosísima tabla ouija, con sus letras y sus respuestas sí y no; el segundo, las planchas geobiológicas, posteriormente llamadas biométricas, que analizaban las radiaciones telúricas de los terrenos, y que se extendieron rápidamente a consideraciones acerca de la vitalidad de ciertos lugares y objetos, y por ende, a la de las personas.

Estas láminas se han vuelto muy populares en los últimos años, si bien cualquier persona puede preparar su propia plancha, lámina o mapa para trabajar con el péndulo. Según la finalidad, los dibujos, listados y esquemas pueden variar. Las figuras más populares con las que trabajar son las circunferencias o semicírculos con las letras del alfabeto, los meses del año, o con una serie de emociones o respuestas inscritas en los radios de una circunferencia. Pueden encontrarse planchas o láminas con cuestiones del Feng Shui, los hexagramas del I- Ching, con runas, minerales, o ilustraciones del Tarot. En los usos de medicina tradicional, son más comunes las figuras humanas en la que se indican los chakras, los órganos internos, el sistema linfático o circulatorio, de los llamados cuerpos sutiles, y en algunas terapias alternativas, las correspondencias astrológicas o elementales. También se hace uso de los colores en cuestiones psicológicas, cromoterapia, e incluso existen algunas preparadas con distintos alimentos para dietas o selección de tés para meditación.

Como ya se ha indicado, tendría el mismo valor un mapa de una casa o una provincia, por ejemplo, siempre que éste hubiera sido hecho sobre un documento limpio "purificado", para que las impresiones o intenciones del dibujante no se quedasen impregnadas. En caso de preguntar por individuos concretos, se considera válido realizar la consulta sobre una plancha o tapete en el cual se dispongan las fotos de las personas sobre las cuales se consulta. 

Ejemplo de tabla pendular de varios campos
Ejemplo de tabla pendular de varios campos
Ejemplo de tabla de respuestas sí/no/tal vez
Ejemplo de tabla de respuestas sí/no/tal vez
Ejemplo de tabla pendular de localización
Ejemplo de tabla pendular de localización
  • Uso terapéutico del péndulo

El péndulo se utiliza también en el entorno de la medicina alternativa y terapéutica. Este uso se basa en que las radiaciones y magnetismos que percibe el péndulo son, después de todo, energías y vibraciones desprendidas por todo lo existente, tanto seres vivos como inertes, los cuales retienen las de su alrededor - misma teoría por la cual el péndulo en adivinación puede identificar dónde se encuentra algo perdido, por ejemplo. Por esto, el péndulo se utiliza también como receptor de energías, y se pasea por las casas o los cuerpos para que absorba y anule las energías negativas. Tal y como se dijo al inicio del artículo, el péndulo como colgante o amuleto protector y purificador se ha popularizado notablemente por su estética, sobre todo con cuarzos.

Además es utilizado por los terapeutas para detectar las zonas del cuerpo donde se localiza el foco de la enfermedad: esto no es un acto tan "evidente" como pudiera parecer, y es que no se trata simplemente de que el péndulo señale la zona afectada, ya sea en una lista, dibujo o en el propio cuerpo del enfermo, sino que comparte las interrelaciones de la medicina tradicional asiática (meridianos, elementos, etc.), el ayurveda y filosofías hindúes (chakras o correspondencias). La medicina pendular en estos casos da mayor importancia al material con el que esté fabricado el péndulo (madera, minera, metal, vidrio), pues considera que las distintas relaciones elementales pueden interferir en ciertos casos, así como también cumplirá, aparte de una función señalizadora, una función purificadora, si el material que lo forma es el correcto para equilibrar o anular la enfermedad, si es un material que absorbe o uno que repele... A este respecto, el péndulo hace uso también del biomagnetismo, del uso de imanes (o un péndulo de imán) para el tratamiento de ciertas enfermedades del sistema endocrino o de la piel.

Un caso especial de péndulo terapéutico es el péndulo hebreo, y otros derivados de este modelo, que toman distintos nombres y que se centran en las curaciones espirituales y la purificación. El péndulo hebreo, que también es utilizado en adivinación sobre todo para respuestas de sí y no, tiene por característica principal que al bloque de madera se le une con una goma un papel con distintas palabras en hebreo según aquello que se pretende conseguir o ahuyentar. Por este motivo en la medicina alternativa podemos encontrar péndulos hebreos para ahuyentar energías negativas o espíritus malignos que se considera que atormentan al paciente, así como maldiciones, males de ojo.... O todo lo contrario, que tengan textos que puedan potenciar energías positivas y buenos pensamientos.

En este tipo de terapias, el péndulo es a veces usado conjuntamente con varillas y horquillas, como ocurre en los casos de radiestesia geográfica en busca de agua, y si bien la eficacia medicinal tampoco ha podido ser comprobada, también en este campo la sencillez de uso del péndulo lo está convirtiendo en una herramienta de uso habitual.

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com

Bibliografía:
-De la Rosa, Raúl. La historia de la radiestesia. Ediciones i. Valencia, 2013.
- Ellis, A. J. The divining rod. A history of water witching. Washington 1938.
- Flaccovio, D. (ed.) Religiosità e medicina alternativa: L'illusione delle terapie alternative. Palermo, 2014.
- Tondriau, J. Diccionario de las ciencias ocultas. Edaf, Madrid, 1985.

Artículos relacionados: