es

07-03-2022. Sessho-Seki: la "piedra asesina" de Japón se rompe en dos

07.03.2022

La piedra maldita Sessho-Seki de Japón (殺生石, literalmente, piedra asesina) ha recibido mucha atención en los últimos días, pese a su leyenda milenaria. Una Kyubi, zorra de nueve colas, bajo la apariencia de una hermosa mujer llamada Tamamo-no-Mae, se hizo un hueco en la corte. Todos alababan sus múltiples conocimientos, su gracia natural, y una de sus características era que desprendía un dulce y agradable aroma. Cuando logró ganarse la atención del emperador (según algunos Tenno (76º emperador), y según otros Toba (74º emperador), entre los siglos XI y XII, se descubrió que había sido enviada para asesinarlo por orden de un señor feudal que pretendía usurpar el trono.

La Kyubi recuperó su verdadera forma y huyó a las montañas, pero finalmente lograron atraparla y ejecutarla, momento en que su cuerpo se acabó convertido (o escondido) en una roca en la prefectura de Tochigi, en Tokio. Allí comenzó a desprender un olor terrible, y a asesinar a todo aquél que la tocaba. Aunque la leyenda prosigue diciendo que la piedra fue exorcizada por un monje budista de nombre Genno, que al sentarse a su lado detectó al espíritu y logró expulsarlo, también se cuenta que muchos pedazos de la piedra fueron esparcidos por todo Japón, en un intento de limitar el poder del espíritu que la habitaba, y que la Sessho-seki, como tal, era solamente uno de los muchos fragmentos. Sea como fuere, hasta ahora la piedra era un pequeño y curioso punto turístico, y se encontraba siempre rodeada de un shimenawa, una cuerda sagrada.

En estos días, esta piedra ha aparecido partida en dos, y el folclore de la región ha recibido un repunte de atención por parte de supersticiosos y científicos. Tal vez la forma más común de matar de la piedra era a largo plazo, de maneras extrañas, pero insistiendo en que emitía un hedor detectable sólo a quienes se aproximaran. No es coincidencia (como ya se vio en el artículo sobre Delfos) que la roca formara parte de un complejo de aguas termales volcánicas, con sus correspondientes emisiones sulfurosas, en el monte volcánico Nasu. Debido a su composición, varios especialistas indicaron que la piedra llevaba agrietándose varios años, hasta que finalmente las temperaturas y el agua filtrada han logrado partirla.

Lejos de las opiniones de los geólogos, los religiosos y supersticiosos apuntan a otras casualidades: que se haya roto en una temporada climática relativamente tranquila, y que lo haya hecho literalmente en dos partes casi iguales, cosa que resulta extraña en los casos de piedras frágiles. Además, evidentemente, al romperse la roca, el cordón que tenía rodeándola dejó de estar ceñido, lo que hizo que la imagen resultara más dramática para quienes piensan que el espíritu de su interior ahora anda libre, precisamente en unos años en los que se están encadenando sucesos más bien desastrosos.

Pero para los habitantes de Tochigi, los verdaderos problemas, aparte de la posible maldición, son evitar más agrietamientos que pudieran expulsar gases volcánicos peligrosos para la comunidad, y el mantenimiento de su enclave turístico a largo plazo. ¿Existirá la posibilidad de "cerrar" de nuevo la piedra, y con ello, atraer y encerrar de nuevo a la Kyubi?

Aquí algunos de los medios que se hicieron eco de la noticia:

https://www.theguardian.com/world/2022/mar/07/japans-killing-stone-splits-in-two-releasing-superstitions-and-toxic-gases

https://cadenaser.com/2022/03/08/la-famosa-piedra-asesina-de-japon-se-parte-en-dos-la-leyenda-recoge-que-albergaba-un-espiritu-maligno-en-su-interior/

Pietro Viktor Carracedo Ahumada - pietrocarracedo@gmail.com

Artículos relacionados: